"Lo más peligroso de la corrupción es que nos puede robar la esperanza"


Lo más dañino y peligroso de sentir una corrupción generalizada es perder la esperanza, dejar de creer en las instituciones, hacer justicia por las propias manos, además de sembrar en la población la desidia y el rechazo a todo lo que significa el país.

Así lo sostuvo el psiquiatra y psicoterapeuta Luis Mattos, del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM), para quien los casos de corrupción destapados recientemente dentro del sistema de justicia representan un duro golpe al ánimo nacional.

“La sensación de impotencia, de pérdida de confianza en las instituciones es preocupante. El reciente caso de los hermanos que atentaron contra una clínica donde falleció su madre es un síntoma de ello.  Nada justifica lo que han hecho, pero ayuda a entender. A veces las personas se sienten tan impotentes ante la falta de justicia que pierde el control y hacen barbaridades”.

El médico advirtió que los graves hechos revelados en los audios del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), que han provocado la renuncia y despido de muchos funcionarios, han despertado una sensación generalizada de impunidad que puede llevar a “una desorganización social muy grande y peligrosa”.


Rabia e impotencia

De acuerdo con el Estudio Epidemiológico de Salud Mental en Lima Metropolitana y Callao del INSM realizado en el año 2012, el 20,6% del total de la población adulta percibe que el principal problema que los afecta es la delincuencia, seguida de la corrupción con un 17,5%.

El 90,4% del total de la población adulta dijo desconfiar de las autoridades políticas, jueces y autoridades policiales. Mientras que el 59,4% de los encuestados manifestó sentimientos como preocupación, pena, tristeza o depresión, cólera e impotencia en relación con los problemas que los afectan.  

“La corrupción afecta la salud emocional de la población, pero también otros niveles como el progreso, el desarrollo”.




TAG
Author Avatar

La libertad de expresión es un derecho fundamental, consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Las constituciones de los sistemas democráticos también lo señalan. De la libertad de expresión deriva la libertad de prensa. Nuestro compromiso es con la verdad y la difusión libre de las ideas.