“DEJA VU” DE LA CORRUPCIÓN


Marreros se prepara para su libertad.


El 11 de octubre será su audiencia de apelación.

La Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de Huaura se olvida de la carga procesal cuando se trata de atender la apelación del prófugo alcalde de Barranca, José Elgar Marreros Saucedo, quien ya tiene programada su audiencia de apelación para el 11 de octubre a las 3:15 de la tarde en la ciudad de Huacho.

Como se sabe, esta es la segunda vez que el alcalde Elgar Marreros se encuentra prófugo de la justicia, ya que pesan en su contra fundados y graves elementos de convicción de delitos contra la administración pública, en su modalidad de negociación incompatible o aprovechamiento indebido de cargo y por el delito de supresión de documentos públicos.

Extrañamente el juez Rubel Cotrina, en primera instancia, dejó en libertad a dos funcionarios que participaron activamente en estos escandalosos delitos, como son el gerente de rentas Omar Noreña García y la conviviente del alcalde, Patricia Gomero Espejo, quien se desempeñaba como subgerenta de recaudación tributaria.

Como se recuerda, el mes de agosto del 2017, la cuestionada Sala Penal de Huaura, integrada por los jueces Walter Sánchez Sánchez, Juana Caballero García y Carlos Gómez Arguedas, revocaron la prisión preventiva del mismo alcalde Elgar Marreos quien también se encontraba prófugo en esa fecha. La opinión pública señaló que los jueces habrían favorecido a la autoridad corrupta a cambio de algún tipo de dádivas ya que la motivación de su resolución no guardaba coherencia ni consistencia jurídica.

Fue así que Marreros retornó de la clandestinidad en el 2017 para seguir administrando los recursos públicos, sobre todo gracias al a jueza Juana Caballero y al juez Walter Sánchez Sánchez quienes por mayoría resolvieron revocar su prisión preventiva. Los jueces se negaron a exponer sus argumentos en los medios de comunicación, a pesar que habían sido cuestionados severamente.



Ni bien regresó Marreros de la clandestinidad en el 2017, ejecutó una obra de 4.3 millones de soles, sin proceso de licitación, sobre un contrato que había sido anulado por vulnerar la ley de contrataciones con el estado. La fiscalía ha determinado que bajo la gestión del alcalde Marreros, la municipalidad se encuentra gobernada por una organización criminal, y a pesar de las pruebas presentadas, el Poder Judicial hasta la fecha no ha castigado a ningún corrupto como corresponde.

Conociendo los escándalos de los audios de la CNM y la famosa organización criminal denominada Los Cuellos Blancos del Callao, el país está asqueado del Poder Judicial en general, pero en nuestra jurisdicción también estamos asqueados de la Corte Superior de Justicia de Huaura, presidida por el juez Víctor Raúl Reyes Alvarado. En esta corte existe una jueza superior que según su propia declaración jurada se hizo multimillonaria de la noche a la mañana, pero la ODECMA y sus compañeros magistrados han guardado silencio, evidenciando un vergonzoso compadrazgo.

Recordemos que el juez Víctor Raúl Reyes Alvarado fue ratificado automáticamente por los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, en un proceso que ha sido cuestionado en los medios nacionales.  Por lo tanto la OCMA debe actuar inmediatamente en esta corte superior, donde además se dice que habría casos de acoso sexual permanentes, incluso donde el agresor sería el mismo presidente Alvarado Reyes.

El poder judicial es autónomo e independiente, pero los jueces están sujetos a la Constitución y a las Leyes, por lo tanto no están facultados para delinquir a través de resoluciones prevaricadoras. Conociendo todos estos antecedentes, nos queda claro que en la audiencia del 11 de octubre se prepara un DEJAVU DE LA CORRUPCIÓN, es decir, la misma pestilente componenda que habría permitido el retorno de la organización criminal al poder municipal de Barranca en el 2017. Total, dinero robado, al parecer es lo que más sobra. Estamos advertidos.
TAG
Author Avatar

La libertad de expresión es un derecho fundamental, consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Las constituciones de los sistemas democráticos también lo señalan. De la libertad de expresión deriva la libertad de prensa. Nuestro compromiso es con la verdad y la difusión libre de las ideas.